Que te apasione lo que hagas, la escencia de Bedu.

Julieta Casillas Chavira

En esta ocasión tuve la oportunidad de platicar con Lyzett Nuñez, City Manager en BEDU GDL; una charla amena, emotiva y motivadora, aquí la historia…

Lyzett, gracias por regalarme un poco de tu tiempo y por conocer a través de tu experiencia, la magnífica labor que hacen en BEDU.

Gracias a ti Julieta por voltear a vernos para esta entrevista, nosotros encantados de apoyar a la comunidad y sobre todo a los chicos que están iniciando su proceso en TI y ser ese primer escalón que los ayude a alcanzar sus metas.

Lyz ¿Cómo iniciaste en BEDU?

Me estás preguntando cosas que me remontan a hace dos años y medio atrás, que me gusta recordar, es una historia muy bonita que me llena de satisfacción.

Hace un par de años viví una década en Suiza y la verdad extrañaba mucho mi hogar, regresé a México con mis padres que tienen un rancho en Oaxaca, decidí involucrarme en el negocio familia, me fue muy bien para mi sorpresa, conocí ese mundo y  me abrió muchas posibilidades; pues anteriormente mi experiencia era en bancos, donde todo es muy sistemático, incluso mi trabajo en Suiza era en una tienda tipo  Costco; entonces apoyar en una sector totalmente diferente, lo disfruté mucho dándome  un panorama diferente.

Buscando  opciones en trabajos que me permitieran crecimiento personal ; me mudé a Guadalajara, me ofrecieron puestos muy parecidos a los que buscaba dejar atrás; realicé varias entrevistas y la única diferente fue BEDU, me dijeron “tenemos un proyecto super padre, es sobre tecnología” y yo “pero si no sé nada de tecnología” “no te preocupes, te queremos para que abras Bedu GDL, nosotros estamos en CDMX, llevamos 3 años, y buscamos una persona para que se encargue de todo en GDL” y yo “Ok”, esta es de la única entrevista en la que salí diciendo “Diosito por favor que me elijan”; poco después me hablaron diciendo  “estamos en  Talent Land y sí,  nos inclinamos por ti, queremos que vengas a conocer al equipo”, no conocía absolutamente nada sobre mundo Tech y ahí comenzó la aventura, me llevaron a conocer posibles alianzas y yo sentía que me hablaban en mandarín.

La única inquietud que tenía el Director de producto Tech, Andrés Fleiz era, ¿cómo me iría con las personas de TI?, porque soy muy extrovertida y ellos tienen un perfil diferente.

Inicié asistiendo a eventos de tecnología, a estudiar los productos que ofrecemos, a relacionarme con gente del ambiente, me involucré.

Fue gracioso cómo conocí a mi primer experto, en uno de los primeros eventos a los que asistí, me aburrí con la charla y fui a la parte de atrás del salón para tomar café, llegó Carlos Reynoso un experto en la materia, me preguntó “¿aburrida?”  y yo, “Sí” “ya sé, yo también”, entonces le platiqué sobre el proyecto BEDU, de mi interés en buscar personas apasionadas en transmitir y dejar algo en las nuevas generaciones, le comenté, “no quiero gente que solo venga por compromiso, que busquen algo más allá”, enseguida me respondió “invítame, me gustaría participar” y así fue como empecé, él me presentó a otras personas y me empezaron a tomar en cuenta en eventos; es una comunidad que te abraza, que le gusta compartir, y creo que ese sentimiento que yo traía de “si se puede”, “Hay muchísimas oportunidades, solo hay que capacitarse”  encontró respuesta en el equipo que ahora me acompaña.

Lo que hacemos en BEDU tiene por objetivo cambiar la vida de las personas, porque el área Tech tiene un crecimiento potencial, sabemos que en otras carreras los chicos egresan y no encuentran trabajo, porque “no tienen experiencia”. Nuestra educación en México no es nada práctica, es contenido, que sí, son la base, pero cuando salen a trabajar, no saben nada de la vida práctica de su carrera.

 Lo que nosotros hacemos en BEDU es acortar el camino que tienen que recorrer; creamos una ruta donde ellos puedan con este proceso y que al final les deje un muy buen aprendizaje, de modo que puedan ir a entrevistas y que les digan “sí te acepto porque sabes todo lo que yo necesito”; acortamos la brecha entre la gente y las empresas.

Capacitamos a las personas para que puedan alcanzar estas oportunidades, que existen hoy en día y no estamos cubriendo. Además, tenemos programas de capacitación corporativos que permiten capacitar a los colaboradores de cada industria de transformación digital.

Esta es una comunidad que crece muy rápido, no tenemos que esperar como en las empresas tradicionales donde necesitas tener 10 años de antigüedad para poder aspirar a una dirección, o si es una empresa familiar en donde simplemente es imposible llegar a los mejore puestos; esto en Tech se elimina por completo, porque el crecimiento es en base a tus capacidades.

Es importante que la gente se dé cuenta que existe, solo tenemos que verlo y alcanzarlo.

En BEDU necesitas quererlo, porque si realmente lo quieres, lo vas a lograr.

Es fascinante ver a nuestros expertos dar las clases, porque hasta yo entiendo, después que no sabía nada de programación.

Hoy puedo presumir que ya somos una comunidad de más de 300 egresados en GDL, y es una satisfacción enorme, son personas que desde la generación uno sigue ahí; tenemos un grupo de WhatsApp donde estamos todo el tiempo en comunicación, ya no son el experto y alumno, ahora son compañeros que incluso han trabajado juntos, que se apoyan resolviendo dudas, donde muchas veces ni se conocen, es una comunicación abierta y este es el tipo de comunidad que me da tanta satisfacción , el director del producto Tech Andrés Fleiz me dijo una vez “BEDU Guadalajara tiene alma”, y eso es  lo que necesitamos,  no  solo es una empresa de capacitación, es una comunidad muy activa, donde todos se apoyan y participan.

Es un trabajo en conjunto, me siento muy feliz del resultado, es muy satisfactorio cuando los muchachos terminan un curso y regresan para decir “gracias por todo, estoy en mi nuevo trabajo, en tal empresa, ganando bien, cuando yo venía de nada…” (momento emotivo).

Lyz ¿Cuál es el porcentaje de empleabilidad en los muchachos?

Los chicos saben cómo se mueve el mercado, algo importante es que somos muy honestos, les decimos “aquí vas a picar piedra, nosotros te vamos a mostrar el camino y darte todas las herramientas necesarias, una vez que abras una puerta, va a ser muy rápido el crecimiento, depende solo de ti”.

Claro que se van a topar con empresas que no dan cabida a perfiles junior, pero también hay empresas con otra mentalidad que cuando los muchachos se presentan con un portafolio se incrementa potencialmente que se queden con el trabajo.

Contamos con sesiones de empleabilidad; los ayudamos acercando a las empresas, les ofrecemos el coaching de las entrevistas, ¿cómo hacer su CV?, ¿cómo hacer su perfil en LinkedIn?, se les recomienda que ingresen a las comunidades, que presenten y expongan su trabajo aunque sientan miedo, que participen, pero depende mucho de ellos.

Una gran ventaja es que pueden trabajar también como freelance, para todo tipo y tamaño de empresas y eso va a ir llenando sus portafolios para que el día que se presenten en una empresa grande, lleguen con experiencia. Actualmente cuando necesitamos comprar algo, ¿dónde lo buscamos? en internet, es una gran oportunidad ser programador en estos tiempos, puedes ofrecer tu trabajo haciendo páginas web, ahí es donde se gana la experiencia.

En la actualidad, ya hay empresas que no te piden experiencia e incluso contratan para seguir capacitando y se han llevado gratas sorpresas.

Algo que me impacta del ámbito Tech, es cómo pueden crecer laboralmente en tan poco tiempo, es un cambio radical en un periodo muy corto. He tenido expertos de 23 años de edad.

Otra cosa que también pasa en esta industria, es la rapidez con la que pueden comenzar a trabajar aún sin terminar el curso, con solo aventarse a programar, es tener el valor y la seguridad que no vas a perder nada.

Cuando he ingresado a observar las clases, veo como preguntan “¿Hasta cuánto puedo pedir por esto o aquello?”  los expertos responden “ahorita no te preocupes por eso, en este momento pide lo que tu creas que vale, pide lo que necesites para vivir, cuando estés dentro, y demuestres que tu trabajo lo vale, pedirás lo que quieras”.

Contar con la experiencia de los expertos es un gran diferenciador, además nuestro programa está diseñado para que tu aprendas a programar en un corto periodo de tiempo; algo que en una universidad tradicional te hubiera costado de 3 a 4 años.

 ¿Cómo le va a BEDU con el COVID?

Uno de los efectos de esta pandemia es que nos ha permitido voltear a ver que el trabajo home office, es real y se puede, esta es una gran oportunidad para demostrar a las empresas que las personas sí podemos con la disciplina de un trabajo.

Nuestro modelo de aprendizaje es Blended, 50% presencial y 50% online. Hoy a consecuencia de la pandemia, modificamos la dinámica presencial, a remoto en vivo, donde los estudiantes tienen sesiones semanales en línea con un experto en tiempo real para resolver dudas y poder generar discusión y retroalimentación. Gracias a este nuevo esquema, Bedu ha ampliado su cobertura y hoy ya tenemos alumnos no sólo en toda la República Mexicana, sino también en el extranjero: España, Colombia, Estados Unidos, etc.

La agilidad con la que cambiamos, el contenido de nuestros programas y el modelo altamente efectivo fueron factores clave para que Santader nos reconociera recientemente a nivel mundial como una de las empresas que puede ayudar al mundo a recuperarse de las secuelas del Covid-19.

¿Qué ofrece BEDU al mercado?

Bedu es una plataforma de enseñanza que capacita y re-entrena a los profesionistas en habilidades de negocios y tecnología indispensables en un ecosistema digital. Lo que más se mueve es el área de Tecnología, y lo que nos ha permitido avanzar a pasos agigantados.

Tenemos capacitación Fullstack JavaScript, Fullstack Python, Data Analysis, Machine Learning, Java, Desarrollo Móvil con Android, Scrum, Inteligencia Financiera, etc. Buscamos evolucionar conforme a la industria, contamos con un equipo de profesionales que estudia las necesidades del mercado para ofrecer al alumno las habilidades que realmente se requieren, así como un equipo muy completo de pedagogos especialistas en Diseño Instruccional. Constantemente estamos actualizando temarios, necesitamos que cuando nuestros alumnos egresen, sus habilidades estén acorde a lo que la industria solicita.

Esta actualización es algo que en las universidades no se permite hacer por sus procesos. En lo que apruebas un plan de estudios, la industria ya se transformó y lo que planificaste se volvió obsoleto.

Nuestro esquema de capacitación es modular y aplicamos la metodología Blended apoyados en la App BEDU, nuestra propia plataforma de aprendizaje construida totalmente “in-house” por nuestro talentoso equipo de desarrolladores. Los estudiantes ingresan a la app con una cuenta de usuario y pueden visualizar la clase que les toca, horario, ubicación (en este momento la cuenta de Zoom donde se tienen que conectar) y el material que tienen que revisar para hacer su pre trabajo.

Es muy importante que antes de asistir a clase hayan revisado este pre trabajo, lo que nos permite que vengan con dudas y hayan hecho algunos ejercicios. En las clases remotas el experto hace un resumen, resuelve dudas y se van directo a la práctica.

Las prácticas son casos reales, muchos son ejercicios que les pusieron en entrevista a nuestros expertos, esto les facilita resolver las pruebas técnicas reales.

Cada módulo al final tiene un círculo de estudio y un check point; el círculo de estudio es el repaso del tema uno, hasta el tema número 8, por si quedaron dudas y se resuelven. El check point es donde todo lo aprendido lo llevan a un proyecto real; muchas veces las empresas meten a sus colaboradores a nuestros cursos para desarrollar un proyecto en específico, entonces los alumnos se traen ese proyecto a BEDU, lo mejor es la mentoría de los expertos que los van guiando paso a paso.

Al trabajar por módulos se puede trabajar por partes, ejemplo hay gente que ya trabaja Front-End pero quieren aprender Back-End, no es necesario tomar todo el curso, solo los módulos que necesita. Esto permite hacer una carrera o solo actualizarte.

¿Cuánto cuesta cada módulo?

Alrededor de $7,000, ofrecemos muchas ventajas:  presentación a la comunidad y con ella todas las invitaciones posibles a eventos, cursos, desarrollos de casos; sesiones de empleabilidad donde están frente a empresas y sus vacantes; sesiones con empresas de atracción de talento como ustedes Taltere, donde les mostraron tips para hacer CV, perfil de LinkedIn, etc. Reciben atención personalizada de los expertos, porque ellos tienen la obligación de conocer al alumno e identificar cómo van en este proceso.

 ¿Como identifican que lenguaje impartir?

Siempre estamos pendiente de la industria y sus vacantes; sabes que en TI también parece que se maneja por lenguajes de moda, por lo que estamos al pendiente de lo que está sucediendo, lo investigamos y en base a ello vemos si se va a lanzar un producto nuevo o no.

¿En dónde nace BEDU?

En Ciudad de México con Moís Cherem y nuestro director de producto, quien trajo y creó el área de negocios Tech Andres Fleiz

¿Realizan un examen de diagnóstico?

Si, contamos con un examen de diagnóstico donde se el nivel, si  es una persona que no ha tenido acercamiento con el tema, se les envía un propedéutico que da lo básico; ya que cuando llegas a tu clase y veas un video de prework te van a hablar con tecnicismos y por lo menos los debes de entender; si sales con nivel 2 ya puedes tomar el curso especializado del tema que elijas; incluso también desarrollamos una carrera en base en el perfil de cada persona.

 

¿Cuál es la duración de cada módulo?

Un mes una semana, son 10 sesiones; por ejemplo, un Full-Stack se forma en 6 meses.

Este modelo está inspirado en los bootcamp de EU, fue pensado porque en México no existía, las escuelas no están resolviendo las vacantes del mercado actual laboral en Tech.

 

¿Cuentan con estudiantes de la carrera en Sistemas? 

Muchísimos, porque los ingenieros en sistemas se dan cuenta que van a ganar más programando que siendo colaboradores para una empresa en el área de sistemas.

Hoy día veo que nos está llegando gente cada vez más joven, los estudiantes de sistemas ya saben que es programación, las necesidades del mercado y que programando se incrementa la posibilidad de que incluso, su primer empleo sea mejor remunerado que en otras áreas.

Una de las grandes ventajas de BEDU es que no hay límite de edad para ingresar, tuvimos un par de alumnos de 11 y 12 años, también hemos tenido alumnos de 60 años.

Tenemos infinitos perfiles de estudiantes, un consejo de los expertos es “no importa de qué carrera vengas y que edad tienes, lo que importa es que te guste y apasione”. Esa es la esencia de BEDU, que te apasione lo que hagas.

En BEDU hay un lugar para TI.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.