LA MUJER HECHA PIZZA

Gino, es un gusto conocerte, gracias por abrir la puerta a Taltere y por dejarnos conocer a la persona detrás de Petra.

Para quienes no conocen el nombre del dueño de Petra, cuéntame por favor ¿Cómo te llamas?

Mi nombre es un nombre compuesto de historias que yo hice, lo inventé para identificarme, no fue con la intención real de cambiar mi historia, es un nombre que inventé en base a lo que yo cree, que representa lo que yo hago. Unas personas me identifican como Gino, otras como Tocs o Toscano. Mi nombre real es un enigma que sólo ciertas personas conocen.

Si quieres emprender algo, desarrollar algo, tienes que pensar en una marca, una marca es una historia, que tienes que representar por todo el tiempo que te sigan los que creen en lo que tu creaste, entonces tienes que tener un nombre que represente esa marca, que sea tu identidad personal.

Gino – Fundador de Petra 

¿En qué momento de tu vida creas tu nombre?

Cuando dejé de pensar en lo plano, en lo que me decían, en lo que en la escuela me enseñaban. Fue una experiencia personal que surgió de varias historias, y no nada más fue el nombre, sino también el producto, nace del hecho de que soy mexicano y el producto que yo vendo es de otro origen, y trabajé con la creencia de que yo podía hacer algo que alguien más creía que tenía derecho a hacer.


Tuve que luchar con la gente que sí era del origen de la pizza y, como mexicano, tenía que demostrarme a mí mismo y al resto de la gente en base a mi producto.

¿Alrededor de qué edad decides emprender?

Cuando tenía 33 años. No puedes generar, ni emprender cuando no tienes la edad, ni las experiencias para hacerlo. Emprender tiene que salir de ti, de tu inventiva,  de tu pasión, de lo que quieres transmitir con tu producto.

Siempre te tienes que generar un reto, sino eres un común denominador, si generas un problema, eres un igual, un más o quizá un menos.

Cuéntame de tu familia ¿Cuántos miembros son y de dónde eres?

Vengo de una familia grande, somos 7 hombres y dos mujeres; crecí en Zapopan.

Estudié primaria, secundaria y conforme conocí a la gente fue cuando obtuve las peores calificaciones, cuando fui compartiendo con más gente un bien común o mal común, que tener que representar un estudio, o una historia, básicamente eso terminó cuando llegué a la universidad en cuarto semestre de comercio internacional en la UDG y en ese sitio tomé la decisión de salirme del salón de clases, agarrar mis chivas y ahí nos vemos. Viajé a lugares y  trabajos muy difíciles, una vida de lo más difícil. Era un viajar para huir, es ese viaje que tienes que aventarte antes de regresarte a la realidad y preguntarte a ti mismo “bueno pues ¿Quién eres, de dónde vienes y que camino te trae hasta aquí?

¿En qué edad pasó eso?

Cuando andaba entre los 25 y los 30 años, es la edad que creo es la más razonable para que puedas  pensar que te quedan pocos años de locura y tienen que empezar los años reales de si sirves en este mundo, si no eres nadie después de los 30 es muy  difícil crear. Son etapas que tenemos  que generar o crear. Realmente todo está siempre frente a nosotros, pero nunca sabemos cuándo agarrar las cosas en el momento que lo tienes que hacer.

¿En esa etapa emprendes el negocio?

Ya fue el ultimátum que me di a mí mismo, fue un “a ver ponte las pilas”  y ahí fue cuando me acerque a mis mentores, restauranteros con los que trabajé, fue cuando me acorde de esa etapa en la que inicie lavando platos y pensando no nada más en el plato que estaba lavando sino en una historia atrás del plato, porque si nada más piensas en el plato quizá laves platos toda tu vida.

¿Como nace la idea del restaurant?

Tuve un accidente de trabajo, en una etapa en la que trabajaba en una empresa de telecomunicaciones, me caí y fue una pausa entre lo acelerado que yo era y lo que hacía, y fue donde me dije “hey wey y ahora ¿qué vas a hacer?” Y recordé para lo que era bueno. Cada quien tiene que saber lo que tiene que hacer, las respuestas están ahí, nomás no  tienes que preguntar, tienes que hacer.

Dure casi un año sabático, de introspección. Es como cuando estás viviendo de una forma loca y acelerada y tienes que enterarte rápidamente que debes de desacelerar para que entiendas donde estas.



¿Cuándo construyes Petra?


Salió de la oportunidad  del señor J. Cervantes que me ofreció un espacio para yo poder trabajar en algo  que él creía era un buen proyecto para mí. Y no tenía dinero, pero tenía una idea y un proyecto y  me di cuenta que no se necesita un dinero para hacer las cosas, porque ya tenía la mitad del trabajo ganado, ya tenía la idea y el espacio y me di cuenta que con bien poquito haces más que cuando tienes mucho, porque ahí haces menos.  
Todo proyecto necesita dinero, y si no lo tienes, tienes que pensar en algo que no sea dinero para llevarlo a cabo, principalmente que tengas el deseo real de ser alguien en esta vida.

¿Cuál fue el primer Petra  y que ofrecía al público, eran solo pizzas como hoy?

El primero estaba ubicado en el centro de Zapopan, donde era la antigua Hostería del Angel y había carnes, vegetales y pizzas, “tronó” el lugar. Ahí se hizo el primer horno de Guadalajara por un italiano que me había dicho que solo 5 personas en el mundo sabían hacer hornos y al cerrar el lugar me lleve  las piezas más importantes del horno. Al ser autodidacta me acorde de cada una de sus observaciones e hice mi propio horno. Ese fue el primero de todos los que he hecho. Fue una transformación para Guadalajara porque de ahí empezaron a nacer más hornos.

¿Por qué pizzas?

Las pizzas a la leña las cree con el  afán de competir con todas esas compañías que  hacían pizzas convencionales para convertirlo en unas pizzerías a domicilio de barrio. Estos no eran mis barrios, mis barrios eran el centro de Zapopan, me vine para acá por capricho sentimental.


¿Cuál es la historia de las recetas de las pizzas?


Son recetas mías, en mi concepto de pizzas. Yo diseñe mi salsa negrita, que es quemada, mi salsa roja que es como un sustituto de salsa cátsup. Mis recetas secretas solamente mis cocineros. Procuro que mis cocineros hagan la formula como yo la diseñe, son hechas a sazón.

Tus pizzas tienen nombre ¿hay una historia detrás del nombre?

Tengo un amigo que me ayudó mucho con la combinación de  ingredientes y lo de ponerle nombre a las pizzas es básicamente como una especie de frustración o enojo con mujeres que me han marcado, que me han vuelto loco y de ahí parto para representar según los sabores como es la persona con un ingrediente. Todas tienen su historia.

¿Han aumentado los tipos de pizzas o se han mantenido las mismas desde el inicio?

Dure como 6 años en que solamente era un menú, y gradualmente fui añadiendo conforme fui conociendo personas que  básicamente fueron parte de mi caminar, mi andar y como representación pues una  dedicación a todas las mujeres.

¿Cuál es el proceso para la elaboración de la pizza?

Básicamente no puedo diseñar o hacer algo en mi negocio sin pensarlo 10 veces, busco romper paradigmas de que para vender tienes que tener todo tipo de salsas.

Mi negocio es un negocio muy simple a base de pizzas, quiero ser muy bueno en algo y hoy son las pizzas.

Si diseño un negocio, lo hago yo mismo, no paso por el proceso de contratar a alguien más, yo hago mis salsas, cuezo los jitomates en el horno y al punto que yo quiero.

Los ingredientes que se necesitan son traídos y cosechados directamente para mi empresa, todos son ingredientes básicos, y la única máquina que se usa aquí es la licuadora.

¿Cuántos años tiene Petra de Rafael Sanzio?

Este espacio tiene 10 años, de que empecé 13 años, el primero fue un espacio pequeño que solo tenía servicio a domicilio.

Próximamente sobre Rafael Sanzio se abre Toscotlan, ahí habrá costillas barbecue,  hamburguesas a la leña, frijoles charros, cerveza de barril, tequila y mezcal.

¿Alguna vez has solicitado un préstamo?

Si, claro que sí, porque a veces puedes tener una excelente idea, pero a veces necesitamos el empuje de algo más que solo ideas, y a veces no puedes tener el dinero para lograrlo, entonces tienes que pensar en un apoyo, que puede ser tu familia, o  esa persona que menos crees. Y no siempre las cosas terminan bien, porque el dinero tiene que  representar un músculo financiero, y  un músculo intelectual, porque a veces la otra persona espera algo diferente del negocio. Y no siempre se coordinan las ideas.

 Y si tú tienes la idea y la historia, lo más importante es que la conserves, tu eres la historia,  no debe de ganar el dinero.

¿Has solicitado asesoría administrativa?

Alguna vez he querido y el orgullo me ha ganado. Lo que me gusta de que alguien me diga algo que   yo ya sabía, me hace recordar lo que yo ya sé. Si te acostumbras a que te estén diciendo lo que tienes que hacer, dejas de producir.

 A veces el precio que tienes que pagar es  más alto por recordar algo que nunca se te debió haber olvidado.

Las cosas las resuelvo por simple sentido común, incluso sin recurrir al internet. Si pido una ayuda, o un apoyo es porque ya no supe para donde avanzar, y existen personas que a eso se dedican, yo no soy arquitecto, ni abogado, ni doctor, entonces por vergüenza  no voy a dejar de crecer, prefiero preguntar a algún experto o saber que mínimo no estoy mal para seguir avanzando.

Lo mejor de un proyecto es que todas las personas involucradas salgan beneficiadas.

Gino, por último ¿qué le sugieres al nuevo emprendedor?


Que tiene que conocerse como persona, como ser, tiene que desapegarse de los demás  y hacer por sí mismo y sacar el orgullo. Hacer para ti.
Primero tienes que salvarte a ti mismo antes de apoyar a alguien más.
La mayoría de las cosas las hacemos por complacer a los demás, cuando siempre tiene que ser el trabajo para ti mismo.

¿Eres feliz Gino?

Si. Soy feliz porque puedo fumar todos los días en mi carro.

 Las cosas mas importantes no me las dio el dinero sino mi fortaleza.

Siempre se honesto, principalmente contigo mismo.

¿Libro favorito?

Mafalda.

La literatura o pintura son interesantes, pero son  más interesantes cuando tú las haces.

¿Pasatiempo?

Despertar todos los días en medio de esta vida tan buena que tengo y ponerme a chambear, me gusta viajar. Me gusta ir al cine, pero ya no tengo tiempo, a veces hay que sacrificar un buen de cosas.

Me gusta componer historias, mis historias.

¿Tu decoras tus negocios?

Yo hice aquí un dibujo que se fue llenando de colores, como las plantas y pinturas que hacen aquí de gente “bien chida”, la neta le confié todo a la naturaleza.

Hecho por: Julieta Casillas 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.