LA INFANCIA OLVIDADA

En este mundo reinado por la tecnología donde al paso de un “like” nos invade una placentera y efímera sensación, se nos olvida recordar aquello que realmente nos hacía felices, donde el goce radicaba en las cosas simples.

El pediatra Alistair Mcalpaine nos comparte una lista de respuestas proporcionadas por niños con enfermedades terminales, a la pregunta de ¿qué fue lo mejor de sus vidas?  y con ello nos recuerda que los mejores momentos de una vida no los proporciona un click.

McAlpine, especializado en cuidados paliativos e integra el programa Ciudad del Cabo Paedspal, dijo: “La mejor parte de mi trabajo es conocer a estos niños extraordinarios y sus familias. Recorro un camino especial con ellos”.

“Si bien es horrible cuando un niño muere, una de las mejores recompensas es una muerte digna y sin dolor. Si puedo hacer que sus vidas sean un poco menos malas, vale la pena. Eso me ayuda a seguir adelante”

“Para una tarea, le pregunté a algunos de mis pacientes de cuidados paliativos terminales sobre qué habían disfrutado de la vida y qué le dio sentido. Los niños pueden ser tan sabios, ¿sabes? Estas son algunas de las respuestas”.

Primero:

NINGUNO dijo que deseaba haber visto más televisión.

NINGUNO dijo que debería haber pasado más tiempo en Facebook.

NINGUNO dijo que le gustaba pelear con los demás.

NINGUNO disfrutó del hospital”.

“MUCHOS mencionaron a sus mascotas

“MUCHOS mencionaron a sus padres, a menudo expresando preocupación

“Todos ellos amaron el helado”.

“TODOS amaron leer libros o que les contaran historias, especialmente sus padres

 

¡Gente, léanle a sus hijos! Ellos lo aman”.

“MUCHOS desearon haber pasado menos tiempo preocupándose por lo que otros pensaban de ellos y valoraron a las personas que los trataban ‘con normalidad’.

 

“Muchos amaron nadar e ir a la playa.

“Casi TODOS valoraron la bondad por encima de otras virtudes

 

“Casi TODOS amaron a las personas que los hicieron reír

 

La risa alivia el dolor.

Finalmente, TODOS valoraron el tiempo con su familia. Nada fue más importante.

 

“Llévate el mensaje a casa»

Sé amable. Lee más libros. Pasa tiempo con tu familia. Haz chistes. Ve a la playa. Abraza a tu perro. Dile a esa persona especial que la amas.

Estas son las cosas que estos niños desearían haber podido hacer más. El resto son detalles.

Ah… y toma helado”.

 

Articulo: La Opinión

Fotografía: Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.